martes, 15 de julio de 2008

Las caras consecuencias del clima santiaguino

Luego de regresar de Santiago, Agustín llegó sumamente congestionado, algo que aunque habíamos previsto, jamás imaginamos que se tornaría tan nocivo como resultó.

En los viajes anteriores ya nos habíamos dado cuenta que Agustín se alteraba mucho y que las secreciones se incrementaban desproporcionadamente. Sin embargo, esta vez el resultado fue peor, pues llegó muy congestionado, con secreciones nasales que no tuvo en ocasiones pasadas, sumamente decaído y con el sueño completamente alterado.

Las noches después de regresar las pasamos casi en vela, literalmente, por cuanto estaba todo el tiempo “aleteando” y con ello secretando excesivamente, obligándonos a aspirarlo continuamente. Los cuidados para evitar el resfrío fueron infructuosos, el resfrío ya era una realidad.

A lo anterior se sumó que con el aumento de la dosis de leche a 150 c.c. parejamente todo el día, en 5 raciones, apareció el maldito e inesperado reflujo, a pesar de la operación que le hicieron recién nacido para evitarlo y así evitar también el riesgo de enfermarse de bronconeumonía aspirativa.

Para terminar de empeorar las cosas, el martes tuvo una crisis convulsiva que duró cerca de 3 minutos y que nos dejó sumamente preocupados, al punto que llamamos a la pediatra y al neurólogo para contarles de lo sucedido. Gracias a la tecnología y a las casualidades de la vida, la crisis fue grabada en video para mostrarla al neurólogo y justamente luego de mostrarle lo registrado Agustín volvió a sufrir otra crisis en presencia de él.

Eso facilitó las cosas al neurólogo, quien sin restarle importancia y solicitar algunos exámenes que permitan definir un eventual cambio de medicamento o aumento de la dosis, dijo que lo sucedido es normal para la severa asfixio sufrida durante el parto.

En todo caso, la crisis no fue grave y probablemente no será ni la primera ni la última, de hecho la actividad convulsiva se repite en muchas ocasiones durante el día y se presenta de variadas formas, es solo que no son las crisis que muchos imaginaran, aquellas que hacen que salga espuma por la boca, se vuelvan blancos los ojos y hasta casi se pierda el conocimiento.

La experiencia vivida estos días nos ha obligado a cancelar nuestro viaje para principios de agosto y postergarlo hasta septiembre, no queremos correr riesgos de recaída por causa del clima santiaguino.

POR FAVOR, NO OLVIDES DEJAR TU MENSAJE ACA, PINCHA DONDE DICE "comentarios " --->

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor déjanos tu mensaje; nos encantaría saber tu opinión, recibir tu saludo o bien que nos cuentes tu experiencia en casos de parálisis cerebral.

No olvides escribir tu email para poder responderte más adelante: