jueves, 29 de julio de 2010

Desahogo!?

La imposibilidad de escribir en estos días me mató una posible vía de desahogo. En los últimos días en que Agustín ha estado enfermo, que por cierto nos confirmaron que tenía virus sincicial, han despertado en mi viejos temores y nuevas preocupaciones.

Como comenté hace unos días, la “espasticidad” aumentó dramáticamente; incluso tomarlo en brazos, algo que está dentro de sus cosas favoritas, pasó a ser algo muy difícil por la imposibilidad de doblarle o flectarle sus piernas.

Hace unas noches me desperté cuando sentí sus llantos, eran casi las 5am. Pensando que si lo iba a ver y a acariciar un rato se quedaría dormido rápidamente, como generalmente ocurre, sin embargo fue totalmente lo contrario, estuvo agitado, obstruido, irritado y luchando durante dos horas, hasta que pasadas las 7 de la mañana cayo fundido.

Verlo durante estas dos horas, intentar infructuosamente tranquilizarlo y verlo cansado por su dificultad para respirar, aburrido y desesperado me desanimó completamente, mis lágrimas reaparecieron después de mucho tiempo.

Siento que en esta nueva recaída retrocedimos,….aunque con algunos posibles avances. Cómo semejante contradicción? Quizás no es más que un atisbo de esperanza? La verdad no lo sé, el tiempo dirá.

Avances?

Sí, quizás. En los últimos días, ya con el virus en retirada, las aspiraciones se redujeron casi en 1000%. La noche en que estuve con él por largo rato no hubo que aspirarlo, ni una sola vez!, cosa que en circunstancias anteriores similares no parábamos de hacer. Mi sensación es que su espasticidad, en la cual adopta ciertas posiciones, produce algún grado natural de deglución, porque la verdad no sé donde quedaron sus secreciones. En estos últimos días la situación no ha sido muy distinta; mas allá de las aspiraciones que naturalmente se efectúan durante las sesiones de kinesiología, el resto del día se le aspira muy poco.

Por otro lado, está tosiendo muchísimo, quizás 1000% más que antes también. Ya sus toses abundan, espontaneas eso sí.

Retrocesos?

Lamentablemente sí, aunque quizás sea temporal.

Como dije, está muchísimo más rígido, tieso, cuesta mucho posicionarlo y con lo que lucha peor. También siento que dejó de llorar y expresarse de la forma que lo hacía antes.

Por otro lado, la fiebre se convirtió en un visitante inoportuno e indeseado. Aunque ésta apareció en marzo, en esta ocasión fue repetitiva, haciéndonos pasar noches en vela batallando para bajarla.

En todo caso, si un poco de rigidez se cambia por deglución y toz por menos llantos y más temperamento,………más que feliz. También si solamente se trata de una situación temporal. En unas semanas sabremos.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor déjanos tu mensaje; nos encantaría saber tu opinión, recibir tu saludo o bien que nos cuentes tu experiencia en casos de parálisis cerebral.

No olvides escribir tu email para poder responderte más adelante: